REMEMBRANZAS DEL CULTIVO EL ALGODON

                          

Por Pedro Macías Mariscal.
Ej. Morelos B.C. Sin duda que los tiempos cambian, a veces para bien, a veces para mal, pero cambian, es el caso del cultivo del Algodonero en nuestro Valle De Mexicali, las prácticas culturales de siembra, cultivo y cosecha para nada son las mismas que en los años 60s cuando tuvo su época de oro y se consideraba al Valle como el rancho algodonero más grande del mundo, tanta fue la bonanza que los productores traían consigo “morrales de dinero”.
El inicio del ciclo del algodonero obviamente iniciaba con las siembra, una sembradora jalada por una maquina o bestia, con dos ruedas metálicas un asiento en el centro para que fuera operada por una persona, ahora se utilizan sembradoras de precisión que no necesitan operador, más que el tractorista que con alta tecnología en su equipo cumple el objetivo.
La segunda actividad era el desahijé, donde una cuadrilla de personas con azadón en mano cortaban el exceso de población, hasta dejar unos claro de más o menos 10 pulgadas entre mata y mata, ahora con siembras de alta precisión y variedades de densa población, esta actividad ya no se realiza.
Según lo infestado de maleza del predio, se realizaban en promedio unas cinco “limpias” donde se formaban cuadrillas de más de 20 personas para eliminar las malezas con azadón, teles como, quelite, grama, trompillo, zacate de agua y cuanta maleza existiera, hoy se aplica el herbicida adecuado y termina con cualquier maleza.
Luego venia lo más interesante “La Pizca”, donde familias enteras participaban en la recolección del oro blanco, llenando sus sacos para acudir a “La Pesa” donde por medio de una báscula el pesador determinaba los Kilos que contenía el saco, acto seguido a vaciar el saco ya fuera trepando por una escalera a un troque, o bien en un montón en el suelo, al terminar la semana, el sábado era día de “raya” y según los kilos que se habían acumulado era la paga, ahora en la actualidad en los meses de agosto o septiembre, aplican defoliante a las matas para que tire la hoja, meten una maquina enorme que en dos por tres recoge todo el algodón y san se acabo
En la temporada de pizca el valle se llenaba de júbilo, muchas personas venían a las pizcas de varios estados den interior de la Republica desde el mes de septiembre y hasta diciembre, pues era un largo periodo de recolección, se daba la “primera” pizca, segunda, tercera y pepena, esta actividad derrama mucho dinero para todo mundo, eso ya se acabó…

Leave a Reply